Bing vs Google

SEO en Bing: ¿Hay vida más allá de Google?

 

Cuando hablamos de posicionamiento, marketing online y casi de cualquier cosa relacionada con Internet, antes o después todos pensamos siempre en Google. Está claro que es el buscador más usado del mundo, pero ¿qué ocurre con el resto? ¿Compensa prestarles atención o es una pérdida de tiempo? Para aclarar todo esto, hoy hablaremos del SEO en Bing.

El buscador de Microsoft, pese a ser el segundo de a bordo, es un ilustre desconocido para la mayoría de los internautas y propietarios de webs en España. Te contamos cómo funciona su algoritmo y lo que puede aportarte mimarlo a él también un poquito. ¿Te apuntas?

¿Cómo funciona el SEO en Bing?

Para empezar deberías saber que Bing es el buscador que utilizan Facebook, la Siri de tu iPhone y, por supuesto, todas las herramientas del imperio de Bill Gates, entre otras, por lo que menospreciarlo u obviarlo no es buena idea.

Aunque en España domina el cotarro con autoridad aplastante Google, la cuota de mercado de Bing supera ya el 30% en Estados Unidos después de su fusión con el buscador  de Yahoo! Y ya sabes eso de que cuando el país del Tío Sam se constipa, el resto del mundo estornuda…

Los criterios a seguir para posicionar tu web en este buscador son, como es lógico y por suerte, bastante parecidos a los de Google, si bien presentan algunas particularidades que tampoco cuesta tanto tener en cuenta.

Contenidos de calidad y relevancia

Bing, como Google, prima el contenido original, de calidad, y penaliza el duplicado. Y además asegura ser capaz de detectar textos reelaborados a partir de otros. Así que ojo con fusilar material ajeno poniendo una sola capita de barniz.

No pongas títulos exageradamente largos, ni redactes textos muy cortos. Tú como Aristóteles: en el término medio está la virtud. La presentación de los contenidos, bien jerarquizados y pensando siempre en el usuario, también es algo muy apreciado por Bing.

La adaptación al móvil -el diseño responsive– es de capital importancia, como lo son los vídeos e imágenes. En este sentido, todo igual que los de Mountain View.

Bing ya puso foco en la importancia de las “señales sociales” antes que Google. Las menciones de los autores de contenidos en redes sociales y otros sitios relevantes son muy tenidas en cuenta.

Al contrario que su rival a batir, Bing de momento no domina la semántica, por lo que los anchor text mejor si son con las palabras clave concretas. Lo mismo se puede decir sobre la presencia de las keywords en los dominios: mejor si las lleva.

También prima los enlaces que recibes de webs con autoridad en tu nicho de mercado, así como la antigüedad de tu página. A más experiencia los de Microsoft atribuyen mayor conocimiento y, por tanto, mejor posicionamiento. Discutible esto, pero como decía el famoso anuncio “es mi Scatergories y me lo llevo”.

Por último, Bing te premiará si tienes pocos anuncios y buenos, entendiéndose por buenos que no entorpezcan la experiencia de tu usuario.

Entramado técnico sencillo y rápido

Uno de los aspectos que Google está empezando a mirar con lupa ya era un factor clave para el SEO en Bing: los enlaces rotos. Molestan mucho a su “araña”, así que ya sabes, tus links internos, como una patena.

Date de alta en el buscador. Es aconsejable subir a mano tu sitemap a Bing para ayudarle a rastrearlo e indexar tus páginas.

La velocidad de carga de tu web, evitando el recurso a elementos muy pesados que ralentizan el acceso, es otro de los puntos que valora el buscador de Microsoft.

Muy en relación con lo anterior está la complejidad de tu web: evita menús con mucha profundidad… Cuanto más simple, mejor y máximo tres niveles. No hagas bucear mucho a la araña, que se ahoga.

Todo esto puedes comprobar si lo cumples o no con la herramienta para webmasters de Bing, que viene a ser lo que la Search Console para Google.

SEO en Bing

Google vs Bing, el duelo está servido

Muy pocas cosas separan en realidad a ambos rivales en lo que a los criterios de posicionamiento se refiere. Eso pese a que la rumorología llegó a atribuir el nombre de Bing al acrónimo “Bing Is Not Google”.

El buscador de Bill Gates, tras unos primeros años titubeantes y con pérdidas, empieza a ser rentable y hacerle cosquillas al de Larry Page merced a sus acuerdos con terceros. Su implantación por defecto en Edge, el nuevo navegador de Windows 10, le ha servido de impulso.

Cuanto antes empecemos a prestarle la atención debida, menos trabajo tendremos si acaba compitiendo por la hegemonía de las búsquedas.

¿Y tú, usas alguna vez Bing? ¿Lo has tenido en cuenta a la hora de optimizar tu página? ¿Qué resultados te ha dado?

PaulaGuzman
Periodista, copywriter web y marketer de contenidos. Responsable de www.enredandoporlared.com. Siempre escribiendo y buscando historias…

Leave a Comments

Your email is safe with us.
*
*